quarta-feira, 25 de agosto de 2010

A proeza do Braga em Espanha

Na Marca:
Porque esta vez no cabe hablar de nada esotérico. De mala suerte o robos arbitrales. El Sevilla fue, simplemente, un monigote en manos de un conjunto 'de verdad' (y duele admitir esto). Un Braga que sabía a lo que jugaba, que defendió de manual, atacó de manual y se aprovechó hasta el abuso de los nervios, la inoperancia y la falta de recursos del Sevilla de Antonio Álvarez.

No Ás:
Aunque no contaba con ninguna estrella, el equipo de Domingos Paciencia supo cerrarse perfectamente y salir a la contra con calidad, sobre todo gracias al buen hacer de sus brasileños. Por su parte, el Sevilla, pese a llevar siempre el peso del partido, no tuvo suficiente empuje ofensivo en las botas de sus cañoneros.

No El Mundo Deportivo:
Pero, bien al contrario, fue el Braga el que incrementó su potencial ofensivo, con el cambio de un centrocampista, Aguiar, en favor del delantero Lima, que se iba a convertir en el auténtico protagonista de la noche.

No Sport:
Sin embargo, Lima completó su noche perfecta con dos goles más en cinco minutos (85 y 90 minutos) y la posibilidad de remontada terminó por sepultarse. El último gol de Kanouté (91') apenas sirvió para nada, ya que la suerte de ambos equipos estaba definida.

No Diario de Sevilla:
El Sporting de Braga golea a un caótico conjunto sevillista y deja a Antonio Álvarez en la picota.

No ABC
El conjunto andaluz cae ante un gran Sporting de Braga que echa por tierra el sueño de tener cuatro equipos españoles en la próxima edición de la Liga de Campeones

Rádio Cope:
El Sevilla se ha despedido de la Champions 2010-2011 antes de empezarla. Es cruel pero es la realidad. Los de Antonio Álvarez (que queda en situación delicada) no han sido capaces de hincarle el diente al Sporting de Braga en los 180 minutos de eliminatoria y se tendrán que conformar con disputar la Europa League tras caer 3-4 en la vuelta de la previa de la máxima competición europea.

RTVE:
Pero el Braga resultó ser un rival más difícil de lo que se presuponía. Con una línea rápida y expeditiva en defensa, aguantó los primeros embites del Sevilla, que dispuso de varias oportunidades por medio de Konko y Luis Fabiano.
Enviar um comentário